Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

Entrevista a Laura Robles y Juan Vicens

Laura Robles y Juan Vicens

Una pareja joven y dinámica. Cada uno entregado a sus actividades, ganándose su espacio en el camino que han decidido seguir profesionalmente, pero juntos en la más importante de las tareas: edificar las bases de amor y confianza sobre las cuales levantar a su familia.
La vida juntos ha representado un sinnúmero de cambios en sus vidas. La confianza, la sinceridad y, sobre todo, el amor que les une le han hecho superar la difícil etapa de los comienzos para dar paso a una relación estable que madura con el pasar de los años.

Juan Bautista Vicens y su esposa Laura Robles conforman un verdadero equipo. Ella comienza a trillar camino en el mundo de las bienes raíces y él, un reputado mercadólogo, cuyos trabajos a través de Marketing Group Innova, le han posicionado favorablemente en lo relativo a la organización de todo tipo de eventos y lanzamientos de marcas.

Él lleva ya cinco años al frente de esta empresa, que dirige junto a su socio Jorge Urgal, mientras que su esposa Laura, hace poco más de un año inició un ambicioso proyecto de bienes raíces bautizado con el nombre de Caxa Realty & Investments. El tiempo que cada uno dedica a sus respectivas empresas y proyectos, no empaña la calidad de los momentos juntos.  

En esta edición con la que celebramos San Valentín, Juan y Laura comparten con nuestros lectores su historia de amor, la que comenzaron a escribir desde el primer día que cruzaron sus miradas una cálida tarde de domingo…

¿Cómo se conocieron?
Laura: Nos conocimos en Trío Café. Mi papá siempre me decía “Laura no vayas a Trío”, pero los domingos en la tarde se ponía tan chulo que siempre me daba mi vuelta. Recuerdo que a Juan me lo presentó una amiga, luego él y yo continuamos siendo amigos, nos conocimos mejor y poco a poco nos fuimos enamorando. Recuerdo que ese día le comenté a mi amiga lo buenmozo que me pareció Juan, entonces nos presentó, y nos pusimos a hablar.

Juan: En Trío Café, cuando se puso de moda los domingos, una amiga nos presentó y desde ahí seguimos siendo amigos, luego novios y después un feliz matrimonio.

¿Cuánto tiempo llevan de casados?
Laura: Llevamos tres años y medio de matrimonio y de amores duramos cuatro años.

¿Cuál es el balance de estos  años de matrimonio?
Laura: Todos tenemos altas y bajas, el secreto está en saber cuando es tu turno. Pocas veces nos hemos enfrentado el uno al otro. No se trata de saber quien tiene la razón, sino de saber entender cuando uno está pasando un momento difícil. La sinceridad, la paciencia, la amistad, la lealtad, el respeto y el buen sentido del humor creo que son las cualidades de nuestra relación.

Juan: Mucha paciencia, mucho amor, ponernos en el lugar del otro. Creo que no sobreactuamos cuando hay conflictos pequeños. Somos muy compañeros, sabemos pedirnos perdón. Es importante el apoyo que nos damos para realizar nuestros sueños y deseos… También tenemos gustos muy parecidos, nos gusta viajar a los mismos lugares, hacer las mismas cosas. Siempre digo que hice la mejor elección de mi vida.

¿Qué cualidades  admiran el uno del otro?
Laura: Juan es una persona muy humana, le encanta ayudar al otro, se preocupa por el bienestar de toda la familia. Es muy trabajador, muy buen padre y buen hijo. Es una persona con ganas de seguir creciendo tanto laboral como personalmente. Se traza metas y trabaja en ellas hasta que las cumple. Se deja querer muy fácil. Es muy serio y leal.

Juan: Laura es una persona íntegra, leal, humana, que siempre está ahí cuando la necesitas, es muy entregada con sus hijos. Ella ve la vida desde un punto de vista totalmente diferente al mío; en el buen sentido de la palabra, siempre está feliz.

¿Qué los enamoró?
Laura: Juan es un hombre muy seguro de sí mismo, eso lo hace ser maduro y responsable. Desde que lo conocí me di cuenta de que es un gran hombre, de buenos sentimientos, de un gran corazón, y con mucho amor dentro por entregar. Siempre me sentí querida desde el primer día.

Juan: Su belleza, su forma de ser y de pensar, su originalidad… yo siempre le digo que es una loquita, de todo se ríe, siempre está de buen humor.

¿Qué significado tiene para ustedes el Día de San Valentín?
Laura: Es un día que el mundo entero celebra el amor. Es una fecha en la que mucha gente se pide perdón, un tiempo en que las parejas buscan estar unidas y pasarlo bien. Aunque algunas personas destacan lo material de ese día hay que tener en cuenta lo bueno e importante que es tener un día para dedicarlo al amor.

Juan: Es un día que los seres humanos deben aprovechar para reflexionar sobre la amistad y el amor, para expresar cosas que en el día a día no las expresamos. Es un día para compartir con todos nuestros seres queridos.

¿Recuerdan algún San Valentín en especial?
Laura: Todos. Siempre compartimos con amigos y hacemos algo especial ese día. Juan hace cada día especial.

Juan: Esperé que Laura saliera de bañarse, porque le había dicho que íbamos a cenar con unos amigos. Le tenía preparada una sorpresa en la sala con vino, quesos y un ramo de rosas. Para ella fue una gran sorpresa, me encanta sorprenderla para días especiales. En eso ella es muy inocente, nunca se da cuenta de que le estoy tramando algo.

¿Cuál es el mejor regalo que han recibido en San Valentín?
Laura: Un reloj que no me lo esperaba, pero fue algo bien jocoso, porque lo pidió, no le llegó a tiempo y me lo mostró en la computadora, le di las gracias y le pregunté cuándo llegaría. Otro regalo inolvidable fue una hermosa carta, muy corta pero con mucho sentido.

Juan: Muchos canales para poder amanecer viendo TV (una parábola).

¿Qué tanto cambió sus vidas la paternidad?
Laura: Ser madre es como volver a nacer. El mundo da un giro tan grande en tu vida, que sientes que estás viviendo un sueño. Ser madre es un regalo de Dios que todos deberíamos disfrutar al máximo. Creo que cada día es diferente. Para mí mis dos hijos son algo que con palabras no podría describir. Aunque tengo que agradecer a mis padres, siempre me han ayudado a superar cada etapa en mi vida.

Juan: Me ha hecho entender mejor a mi mamá y a mi papá, me ha hecho mucho más feliz. Veo los niños de una manera diferente, ellos te hacen mucha compañía, te llenan un espacio que siempre ha estado vacío y que no lo sabemos hasta que están ellos.La relación de pareja se hizo mucho más fuerte, es un gran compromiso. Hemos tenido períodos donde toda la atención de Laura se ha volcado a los niños, pero aún así estoy feliz de ser padre.

¿Han tenido que enfrentar alguna situación difícil en su matrimonio?
Laura: Bueno, siempre se tiene que superar algo difícil. Lo más difícil ha sido el horario de trabajo de Juan, porque a veces ha tenido lanzamientos y actividades laborales en fechas importantes, por ejemplo en diciembre, Semana Santa… el poco tiempo juntos durante esos días generó conflictos, pero luego lo hemos superado.

Juan: Al principio cuando nos casamos no podíamos tener hijos, tuve que hacerme una operación y luego de seis meses, gracias a Dios, pudimos lograrlo.También mi trabajo es muy demandante, por lo que no me permite estar todo el tiempo que deseo con mi familia, eso me genera mucho estrés.

¿A qué se dedican sus empresas?
Laura: Somos una compañía de bienes raíces dirigida a inversionistas, se llama Caxa Realty & Investments. Es muy nueva, pero tiene más de un año en proceso de formación, con intenciones de crecer en el campo internacional, ya que el mundo está unido completamente por una red. Nuestro país aún tiene un gran futuro para ser mercadeado en el extranjero como una marca, y aún falta mucho por hacer en este campo de bienes raíces.

Juan: Somos una empresa de servicios de mercadeo: lanzamientos, promociones, convenciones de ventas, artículos promocionales, activaciones de marca y eventos en general.

¿Cuáles han sido los resultados obtenidos hasta la fecha en ambas empresas?
Laura: En Caxa ya te puedo decir que comenzamos a ver los resultados. Este es un proyecto joven que surge de mi necesidad de hacer algo por mí misma. Siempre había trabajado con mi papá y un día decidí que era hora de hacer algo por mi cuenta y hasta ahora me siento muy satisfecha. Ya tenemos planes de distribuir una revista fuera del país, tenemos nuestra página web y contactos en España, Nueva York e Italia, creo que es una manera rápida para comprar y vender propiedades.

Juan: Espectaculares. Solo tenemos 5 años en el mercado y hemos crecido casi un 100% todos los años. Gracias a la confianza de nuestros clientes que hemos manejado desde que empezamos y que aún seguimos sirviéndoles.

¿Hasta dónde les gustaría llegar a nivel profesional?
Laura: Tengo tantas ideas en mi cabeza que aún me faltan muchos años para poder desarrollarlas. Espero que Dios me ilumine por el camino correcto para poder llegar lejos y que Juan siga teniendo la paciencia que hasta ahora ha tenido para seguir ayudándome a realizar mis sueños.

Juan: En Innova esa es una pregunta de reto. Nuestra visión es hacer mercadeo de exportación y seguir expandiéndonos en el Caribe y Centroamérica. En lo personal me gustaría no ser un techo para nuestra empresa, me gustaría seguir siendo fuente de inconformidad en los resultados y de inspiración para los sueños. Me gustaría seguir siendo parte de un equipo que logre las cosas que todos dicen que no se pueden hacer, ya sea por el tiempo, por los recursos o por la capacidad.

¿Cuál creen es el mejor regalo que han hecho en San Valentín, con el que más han logrado sorprenderse el uno al otro?
Laura: Creo que un televisor. Él se sorprendió muchísimo cuando me aparecí con él, no lo estaba esperando. En ese entonces éramos novios.

Juan: No creo que nada material la sorprende, es una persona muy sentimental. Por eso trato de darle siempre una sorpresa acompañada de cualquier regalo. Creo que eso le gusta más a veces que el mismo regalo.

¿Cómo son en la casa, como esposos y padres?
Laura: Juan tiene un carácter fortísimo, pero también es muy débil. Es una persona muy cariñosa, un padre amoroso que siempre está prodigando amor a sus hijos; los corrige bastante, pero les da mucho cariño, juega y sale muchísimo con ellos. Él es un gran apoyo tanto para su familia como para sus amigos.

Juan: Laura es una persona que está en pleno control de su casa, de mí, de mis hijos. Crea un ambiente totalmente relajado en nuestro hogar, nunca me siento presionado. Le enseña mucho a los niños, siempre trata de darles su mayor tiempo.

¿Qué tan importantes son los amigos para ustedes?
Laura: Juan es un amigo incondicional. Para él sus amigos son intocables, trata de mantener el contacto con ellos, no importa lo ocupado que se encuentre, y siempre está cuando lo necesitan.

Juan: Laura es muy amiga, es una persona muy fiel a sus amistades, pero ella les exige lo mismo que ella da.

¿Cambiaron sus actividades luego de la llegada de los hijos?
Laura: Totalmente. Antes como pareja salíamos mucho a discotecas, bares a cenar con amigos. Ahora aunque continuamos compartiendo con nuestros amigos, regresamos a la casa más temprano y las actividades de fin de semana siempre son con ellos.

Juan: Cuando tú tienes hijos, todo el tiempo piensas en ellos. Todo se mueve dependiendo de los niños. Aunque ahora salimos mucho con los niños, hemos tratado de seguir nuestras actividades sin ellos, salimos a cenar y nos juntamos con nuestros amigos. Hemos tratado de tener un balance como pareja y como familia.

¿Cómo lograron superar las dificultades de los primeros meses de matrimonio y adaptarse el uno al otro?
Laura: Al principio yo tenía miedo, porque no era lo mismo que tener amores, se trataba de vivir juntos, pero desde el primer momento fuimos cada uno poniendo claro lo que no nos gustaba y diciendo lo que nos gustaba. Eso nos hizo llegar a una unión verdadera y de mucho respeto.

Juan: Por suerte nosotros duramos 4 años de amores y me sentía listo para el matrimonio cuando nos casamos. Desde el principio nuestra relación fue muy fácil, nos conocimos y desde siempre  hemos sido muy sinceros y eso nos ayudó a compenetrarnos uno al otro. Es muy fácil cuando te casas con una persona que realmente conoces y que quieres.

¿Cómo es la relación entre sus familias?
Laura: Yo no tuve el placer de conocer al padre de Juan, pues él murió hace mucho tiempo. Su madre vive en el mismo edificio que nosotros y ella se mantiene constantemente cerca, viene casi todos los días a ver a sus nietos. Nuestra relación, no solo con su madre sino con toda su familia es bellísima.

Juan: Muy buena, es una relación correcta, fluida. Aunque ya todos somos adultos y cada quien tiene su familia formada, no hay conflictos, todos nos llevamos bien.

¿Qué cambiarían de sus personalidades?
Laura: Juan es muy especial, aunque muy explosivo, tiene una manera especial de tratarme que no la cambiaría nunca.

Juan: Nada.

¿Qué han significado estos años juntos?
Laura: En estos años de matrimonio me he sentido muy feliz, apoyada y querida. Puedo decir que si tuviera que casarme otra vez lo elegiría a él de nuevo.

Juan: Felicidad, compañía, autorrealización, cambio.

¿Qué pareja estable y de muchos años unida, les sirve de ejemplo y quisieran imitar en su matrimonio?
Laura:
La pareja de mis padres. No solo por el tiempo que llevan juntos, sino por el respeto mutuo, la confianza y la libertad que existe entre ellos. Llevan ya 31 años de casados  y nunca he visto que uno le haya faltado el respeto al otro, además del apoyo y la confianza con que criaron a sus hijos.

Juan: Aimeé Arbaje y Fernando Espinal. Son muy amigos nuestros, entiendo que ellos son un buen ejemplo de armonía, de compenetración, de respeto.

¿Qué tan importante es el amor en la vida de un ser humano?
Laura: Es básico y muy importante. Yo he estado sola y acompañada y lo que es el amor de verdad es lo más bonito que hay en el mundo. Una persona con amor, sea de pareja, de madre o de padre, reflejará una felicidad diferente a la de alguien que no sienta o reciba ese amor.

Juan: El amor es la fuerza que lo mueve todo, es una fuerza que une, que perdona, que compenetra, que construye. Una persona sin amor no llega a ningún sitio. Tenemos que tenerle amor hasta al trabajo. Tenemos que amar a las personas, a los animales, a la naturaleza. Jesús lo que hizo fue dar amor.

¿Cómo eran sus vidas antes de conocerse?
Laura: Era mucho más inmadura, me gustaba salir muchísimo con mis amigas y amigos, salía mucho de viaje, siempre trataba de mantenerme ocupada. Después de Juan, aunque él siempre ha apoyado mis amistades y mis actividades con mis amigas, le dedico la mayor parte de mi tiempo a nuestra relación y ahora a nuestra familia.

Juan: Diferente, yo antes pensaba que nunca iba a poder confiar en nadie. Era una vida mucho más solitaria, menos estable, un poco más radical. Ella me ha hecho cambiar mucho, me ha ayudado a ver las cosas desde otro punto de vista.

¿Qué extrañan de la soltería?
Laura: Los viajes en grupo de amigos. Yo hacía muchos viajes disfrutaba muchísimo con mis amigas y amigos, pero me gusta mucho más la vida de casada. No volvería atrás.

Juan: Nada.

¿Cómo transcurre un día en su hogar?
Laura: Cundo estamos en la casa jugamos con los niños, nos divertimos, es un ambiente muy bonito. Tratamos de educar a nuestros hijos en ese momento porque como trabajamos fuera aprovechamos al máximo el tiempo en la casa.

Juan: Un día de semana, llego a las 8:00 de la noche del trabajo, pero siempre almuerzo en mi casa al mediodía, hemos hecho una rutina de compartir en la mesa. En mi casa llego y me relajo, comparto con mis hijos, con mi esposa, en la noche veo mucha televisión.

¿Qué han aprendido de sus hijos?
Laura: Los niños son como angelitos que te van dando consejos día a día. Su inocencia y fragilidad nos hace ser más humanos. Mis hijos me han enseñado que en la vida tienes que andar por el camino correcto, porque si pisas un escalón falso, se puede derrumbar toda la escalera. Me han enseñado a escuchar. Y, sobre todo, me han enseñado lo que es querer a un pedacito de ti, es un  amor tan grande que las palabras no lo podrían describir.

Juan: Mucho. Los niños nos han enseñado que existe la inocencia, que la gente crece y se desarrolla. Que ellos serán muy parecidos a lo que querramos que sean. Cada día nos sorprendemos más de cómo imitan nuestras acciones. También hemos aprendido a que el amor de un niño es algo inimitable. Es un amor sincero, sin juicios, pero con muchas esperanzas. Los niños son el alma de una familia.

Category: Entrevistas en La Esquina

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*