Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

El Cardenal en contra de la parranda en Semana Santa

[ 0 ] 17 marzo 2008 |

LA IGLESIA CATÓLICA LLAMA A LOS VERDADEROS CRISTIANOS A VALORAR EN ESTOS DÍAS LA DIMENSIÓN MÁS DOLOROSA EN LA VIDA DE JESUCRISTO

“Estos días no son para vacaciones”, dijo el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez.

El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez en el Desayuno de LISTÍN DIARIO donde trató aspectos de la Semana Santa. Fue entrevistado por el director de este periódico, Antonio Gil; el coordinador del encuentro, Fernando Quiroz, y el periodista Viviano de León.

Atribuyó la situación que se vive a que muchas familias no están educando como antes, cuando se respetaban los valores religiosos.

SANTO DOMINGO.- El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez llamó a los verdaderos cristianos a no tomar los sufrimientos de Jesucristo como un pretexto para ir a parrandear en la Semana Santa, donde prime lo comercial,  y pidió a las familias que transmitan a sus hijos valores auténticos  para dejar de tener generaciones ajenas a los fundamentos de la fe.

Al participar en el Desayuno de LISTÍN DIARIO, López Rodríguez dijo que para vivir estos días en verbena, sería preferible que no existiera el asueto de Semana Santa y que se siga trabajando, como lo hacen los que no son cristianos (judíos y musulmanes).

“Estos no son días para vacaciones”,  consideró el prelado tras criticar los desplazamientos a playas y ríos, el consumo de alcohol y aspectos diversos donde prima lo comercial durante el período de Semana Santa.

Atribuyó la situación que se vive a que muchas familias no están educando como antes, cuando se respetaban los valores religiosos que eran heredados de los antepasados.

“O sea,  que hay muchas familias que han perdido eso porque ya los padres no mantienen la unidad dentro del hogar, se divorcian, se separan, los muchachos andan por su cuenta”, manifestó López Rodríguez.

Ve que no hay una mayor transmisión de valores auténticos como la religiosidad, la seriedad, el compromiso, la palabra dada, y el sentido de la trascendencia “de que no estamos en el mundo para estar vegetando como animales, sino estamos proyectados hacia una dimensión mucho más alta”.

Insistió en que si no se transmiten todos estos valores al niño, adolescente y joven, se continuará teniendo una generación como la actual, bastante ajena.  

López Rodríguez trató diversos temas relacionados con la Semana Santa, desde aspectos históricos de Jesús hasta situaciones actuales relativas a cómo se mantienen estas tradiciones religiosas.

La Semana Santa, desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, es el período donde la humanidad recuerda los últimos días de Jesús en la tierra, con el memorial de la pasión, muerte y resurrección.

Los que se sientan cristianos, indicó López Rodríguez, deben de presentar un testimonio coherente, una compostura y práctica que no contradiga los valores fundamentales.

“El testimonio para mi es fundamental, y que los muchachos sepan que estos no son días de vacaciones”, dijo.

Opinó que hay que mantener siempre la prédica y la enseñanza de lo que es la tradición cristiana en ese sentido.

No obstante, el Arzobispo de Santo Domingo resaltó que muchos jóvenes dominicanos expresan conciencia del sentido patriótico y la solidaridad. Citó que en conversaciones con él muchos jóvenes hacen preguntas importantes de cómo se pueden comportar actualmente, cuáles son los elementos que contrastan con el mundo religioso, en qué medida la familia, la escuela pueden ayudar a los jóvenes.

Resurrección
“Hay que recordar la resurrección de Cristo, pues indiscutiblemente que ese que murió tan despiadadamente el Viernes Santo, el Domingo resucitó y esto no se puede dudar en absoluto”, expresó el Cardenal.

No sólo los evangelios recogen los hechos, sino también el testimonio de muchos cristianos, señaló. Fueron, recordó, 300 años continuos de persecuciones hasta que al fin Constantino, en el siglo IV, acepta el cristianismo y permite que se predique.

Comenzando con Nerón, quien es el que mata a San Pedro y a San Pablo, en los años 62 y 67 del primer siglo.

A final del primer siglo, Domiciano (segundo Nerón) persigue a San Juan Evangelista y lo envía a Palmos, una isla inhóspita del Mar Egeo. Allí es donde San Juan escribe El Apocalipsis (el último libro de la Biblia) y muere a los 100 años de edad. Era el más joven.

En el Apocalipsis San Juan recoge la crucifixión y resurrección de Jesús como el cordero que fue crucificado y que ahora vive.  “O sea, que nos ha abierto con su resurrección el paso hacia la eternidad”, indicó el Cardenal, tras precisar que San Juan “conservó toda esa fe con tanto cariño en su corazón y gran respeto por el Maestro. Fue una de las columnas de la Iglesia, junto a Pedro, Santiago y después se sumó San Pablo”,

Recordó que inicialmente Pablo no fue apóstol, sino que persiguió a los cristianos. Jesucristo se le aparece cuando Pablo va llegando a caballo a Damasco con unos poderes a perseguir la comunidad cristiana de allí. “Jesús se le aparece envuelto en una gran luz, el caballo se fue de bruces, San Pablo rueda y escucha una voz: Saulo (nombre judío), soy Jesús, ¿por qué me persigues? Luego San Pablo fue bautizado.

Virgen María
Monseñor López Rodríguez precisó que la virgen María es una auténtica mártir, ya que cuando llega a Belén no encuentra donde el niño Jesús nazca y se van a una cueva, a un refugio de animales.

Ese sería primer el sufrimiento, que ella no pudiera como madre, y San José como su esposo, ofrecerle a su hijo condiciones elementales. El  rey Herodes tomó la despiadada decisión de matar a los niños menores de dos años, buscando la forma de eliminar al niño Jesús. Después tiene que huir a Egipto.

 “El niño -Jesús- es presentado en el templo, se le pierde, otra angustia para María, después El Calvario, todo el vía crucis, la crucifixión, la muerte de Jesús, el entierro; todo esto fue sufrimiento para esta mujer”, recordó.

LOS DÍAS SANTOS
La Semana Santa se inicia desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección. El Domingo de Ramos recuerda la alegría popular que hubo en Jerusalén por la entrada mesiánica de Jesús en burro a esa ciudad.

Lunes Santo: Recuerda el día en que Jesucristo fue atado a la columna. Misa en la iglesia de Regina, ubicada en la Zona Colonial, donde reposan los restos del Padre Billini.

Martes Santo: Devoción de Jesús Pacientísimo en la Iglesia de Santa Bárbara, que es la segunda parroquia de América después de la Catedral Primada de América, desde l534.

Miércoles Santo: Jesús Nazareno, en la iglesia del Carmen, una procesión y marcha que tiene más de 350 años de celebración en el país.

Jueves Santo: Misa Crismal, Cristo es ungido con el Crisma. En la tarde se conmemora la Última Cena del Señor. A las 8:00 PM, el lavatorio de los pies con 12 sacerdotes.

Viernes Santo: Es un día para la iglesia muy particular, no hay celebración, la iglesia está centrada en el misterio de la muerte de Jesucristo. Concierto en la Catedral en la noche.

Sábado Santo: No hay celebraciones hasta cerca de la medianoche, cuando se celebran bautizos. Vigilia Pascual. Misa en la Catedral de Santo Domingo.

Domingo de Resurección: Es la gran fiesta para celebrar la Resurrección de Cristo. Actividades en la mayoría de las iglesias del país.

LAS SIETE PALABRAS
1- Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc. 23,34)
2- En verdad, en verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso (Lc. 23,43)
3- Mujer, he ahí a tu hijo; hijo he ahí a tu madre (Jn. 19, 26-27)
4- ¡Dios mio, Dios mío!, ¿Por qué me has abandonado? (Mc 15. 15,35; Mt. 27,46)
5- Tengo sed (Jn 19,28)
6- Todo está consumado (Jn. 19, 30)
7- Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu (Lc. 23, 46)

Category: Noticias en La Esquina

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*