Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

Entrevista a Alicia Ortega

[ 1 ] 8 marzo 2008 |

Mujer sin tapujos, investigadora acuciosa y valiente. Una comunicadora comprometida con el sagrado deber de informar con veracidad y honestidad.
Vista de cerca, su imagen estilizada y su sonrisa un tanto aniñada distan mucho de la tenaz e incisiva periodista que escudriña a profundidad para llegar al fondo de sus investigaciones.

En nuestra conversación conocimos a una mujer enamorada de su profesión y de la vida junto a su esposo Fernando, (quien es además su productor y socio) y su pequeña hija Dominique.

En su carrera ha cosechado innumerables triunfos. Sus trabajos de investigación periodística han sido reconocidos con importantes premios como los reputados Emmy. Su trayectoria y entrega han merecido que plumas como la de Radhamés Gómez Pepín le conviertan en el centro de sus “Pulsaciones”.

A Alicia Ortega se le reconoce como una profesional dedicada que asume con responsabilidad el deber de informar a todo un pueblo que cada día espera las emisiones de “Noticias SIN” seguro y confiado en el contenido informativo de éste, que en poco tiempo se ha convertido en el noticiero número uno del país.

Las emisiones de noticias, junto a “El Informe con Alicia Ortega”, programa semanal de investigación, ocupan la mayor parte de su tiempo. Este es un trabajo que le apasiona y le envuelve por largas horas, sin abandonar el rol de la madre y esposa que no transige cuando se trata del bienestar y la unión de su familia.

¿Por qué decidió ser comunicadora? 
Realmente desde los 12 años de edad, quería ser arquitecta. Pero luego de dos años de estudios universitarios, me di cuenta que la carrera no era lo que yo había soñado. Fue en ese entonces cuando, siendo un tanto extrovertida, decidí entrar en el mundo de la comunicación y descubrí que mi verdadera pasión era comunicar.  

¿Recuerda alguna experiencia negativa durante el desarrollo de su trabajo?
Nunca olvidaré la única vez que realmente sentí que mi vida estuvo en peligro. Cubriendo unos motines, en el Sur de la Florida, la policía se vio forzada a utilizar gases lacrimógenos para controlar a los manifestantes. Estuve esperando unos minutos, ante las cámaras, para realizar un reporte en vivo.  Pero segundos antes de ir al aire, había gases por todas partes y tuve que soltar el micrófono porque apenas podía respirar. Es que yo padezco de asma y realmente es la única vez que pensé que podía morir.   

Muchas personas se preguntan, ¿por qué cambiar Estados Unidos por República Dominicana?
Por amor. Mi esposo por fin veía sus sueños hechos realidad, dirigiendo un medio de comunicación desde sus inicios y aplicando todos los conocimientos que adquirió en Estados Unidos aquí en su país. Cuando él regresó a República Dominicana, a mí todavía me quedaba un año y medio de contrato con NBC en Miami. Decidí no renovar el contrato, dejando atrás una carrera de 15 años, consciente de que mi familia debía ser mi prioridad en esos momentos. 

¿Cómo conoció a su esposo?
En el trabajo. Siempre digo que si no lo hubiera conocido allí, quizás todavía estaría soltera. El comenzó una semana antes que yo en el trabajo, ahí nos conocimos, en el canal 23 Univisión de Miami. Me enamoró… él dice que yo lo invité a salir, pero fue él, como buen dominicano que me enamoró, me enamoró y me enamoró.

¿Qué le acercó a los dominicanos?
Ese amor que mi esposo sentía por su patria me lo transmitió desde que éramos novios. Yo aprendí a querer a los dominicanos a través de sus ojos y hasta ahora, no me arrepiento ni un segundo de haber dejado atrás una carrera prometedora para comenzar de cero en este país. Yo he recibido numerosos premios a lo largo de estos 20 años en el periodismo, pero sin duda el premio más grande ha sido el amor y el respeto que me han demostrado los dominicanos.

Usted cuenta en su haber con 5 premios Emmy, algunos de ellos por trabajos relacionados con República Dominicana, como el reportaje de Juan Bosch “89 años de entrega”.
Yo creo que ese es el más importante en mi corazón, porque es el único Emmy que he ganado con mi esposo. Tal vez muchos periodistas puedan decir que tienen muchos Emmy, pero no haber ganado y compartir este privilegio con su esposo. Este fue un trabajo que realizamos juntos antes de llegar al país.  

Su esposo y usted trabajan juntos, ¿cómo hacen cuando surgen algunas diferencias laborales?
No es fácil. En ese caso me quedo yo en mi oficina y no salgo y él no sale de la suya. (Risas). No, ya en serio, tenemos áreas muy diferentes, él se encarga de la empresa, las ventas y yo me encargo más de la parte de editorial y de “El Informe”. Él dirige los megaproyectos, piensa en términos macro y yo me dedico a los proyectos, ya en función de desarrollar los proyectos que él crea. Tenemos una buena combinación.

¿Fue difícil adaptarse al país?
No. Desde la fecha en que mi esposo y yo nos casamos, veníamos al país por lo menos 3 ó 4 veces al año. Además, estuve viajando durante un año y medio dos veces al mes. Al haber nacido en Texas, de padre cubano y madre colombiana, en Estados Unidos no me veían como norteamericana sino como hispana. Pero tampoco era cubana ni colombiana. Finalmente, al llegar aquí y echar raíces en la tierra de mi esposo y mi hija, me siento que cuento con un país al que puedo llamar mi patria.

¿Qué diferencias existen entre la forma de hacer periodismo en Estados Unidos y en República Dominicana?
No muchas, con la excepción de que en Estados Unidos los periodistas se preocupan más de los detalles y prestan mucha atención al significado de cada palabra, porque con frecuencia son demandados.

¿Dónde ha sentido mayor independencia para realizar su trabajo?
Siempre he sido independiente. En este oficio, siempre hay presiones pero nunca he dejado que afecten la calidad de mi trabajo.  

¿Qué hay de cierto en que las cadenas internacionales de noticias deben transmitir informaciones favorables a los intereses norteamericanos?
Desconozco si eso ocurre o no. Laboré en NBC en Miami y nunca sentí que fuese así.

¿Se ha tenido que enfrentar en algún momento a la intolerancia del poder?
No. Pero creo que también he sido muy respetuosa de las leyes que rigen el ejercicio del periodismo en este país, siempre haciéndome eco de los puntos de vistas de todas las partes involucradas.

Estamos en campaña electoral, ¿qué opina del estilo ruidoso de hacer campaña en República Dominicana y del lenguaje subido de tono de los candidatos?
Yo creo que la bulla en las calles es el folklore de la política nuestra. Con respecto al tono agresivo creo que dice mucho y, lamentablemente, es más fácil descalificar que hablar de proyectos concretos. Creo que muchos políticos y muchos partidos utilizan ese camino por lo que te dije, es más fácil descalificar que presentar propuestas.   

¿Existe algún reportaje que aún no ha realizado y espera poder hacer?
Soñaba con entrevistar a Fidel Castro, pero a estas alturas y por su estado de salud, esto ya parece imposible. Igualmente me quedé con un cuestionario listo para entrevistar a Joaquín Balaguer.   

¿Que sintió cuando su reportaje “Fraude al Medicare” reveló el fraude millonario en el Estado de la Florida?
Por primera vez sentí que el periodismo era un canal importante para alcanzar transformaciones sociales. Descubrí, por una denuncia que llegó a mis manos, un fraude que le costaba al estado de la Florida millones de dólares anualmente. En ese entonces, trabajaba en el canal 23 de Univisión de Miami. Aunque gozábamos de los ratings más altos en el mercado, los canales americanos aun nos venían al menos. No obstante me sentí muy satisfecha al escuchar que los productores y reporteros de esos canales se detuvieron a ver mi reportaje y comentar la importancia del mismo.

¿Cuáles han sido los trabajos que mayores satisfacciones le han dado como profesional?
Uno de los trabajos que mayor satisfacción me ha dado fue una investigación con matices de racismo en el Sur de la Florida. Cada vez que una persona pagaba con cheque en la tienda por departamentos Dillard’s, escribían la raza de la persona, según ellos, como método de identificación en caso de que el cheque rebotara. Lo cierto es que estaba permitido por ley, pero ninguna otra tienda lo hacía porque con el número de la licencia de conducir, esa información automáticamente quedaba registrada. Además, Dillard’s lo hacia selectivamente, escribiendo la raza cuando se trataba de un  negro o un hispano mayormente. A raíz de nuestro reportaje con cámaras encubiertas, el congreso de la Florida cambió la ley, prohibiendo que se identificara a una persona por su raza u origen.  

¿Cuál es el trabajo que mayor dificultad le ha dado realizar?
Sería el de la tienda Dillard’s, tardamos cuatro meses en terminarlo. Recibimos una denuncia inicial de una pediatra que era mestiza, con ojos azules, de origen haitiano. Ella fue a pagar con un cheque y la vendedora le preguntó ¿usted es blanca o negra? Ella entró en cólera y pidió que le llamaran a un gerente. El caso, que inicialmente era una historia del día se convirtió en una investigación de 4 meses. Fue muy difícil porque después la tienda mandó a prohibir mi entrada, no podía acercarme, tenía una orden de restricción. En NBC estaban conscientes de que esa tienda retiraría su publicidad a raíz de la historia y simplemente me apoyaron.

¿Cómo resume su experiencia en CDN?
CDN me abrió las puertas cuando llegué al país. Allí nació “El Informe”, tuve la oportunidad de conducir grandes coberturas, y laboré con periodistas de mucho prestigio que ayudaron a mi crecimiento profesional. Las experiencias vividas en CDN dejaron huellas imborrables en mi vida.    

¿Por qué se inclinó por la investigación?
Desde que realicé mi primera serie de investigación en Univisión, pasando largas noches con las pandillas juveniles del Sur de la Florida, me di cuenta que tenía una vocación por los reportajes más extensos en donde se pudiera profundizar y analizar la información.

¿Recuerda algún ejemplo reciente de la importancia de la investigación periodística?
Claro que sí. Por ejemplo mucho se ha hablado aquí de la gripe aviar, que no es gripe aviar, si no influenza aviar, porque la gripe aviar afecta a los humanos y la influenza es la que afecta a los animales. En este último trabajo que realizamos sobre el tema, nadie le había pedido al gobierno los resultados de esa influenza aviar que es la R1 y no la R2, nadie tenía pruebas, yo les pedí los datos y me los entregaron y presentamos los resultados de los estudios realizados por los laboratorios internacionales. Se trata de presentar información que le sea útil a la sociedad.    

¿Muchas personas entienden que en este país las denuncias que se realizan a través de los medios de comunicación caen en el vacío?
Yo creo todo lo contrario. Aquí las denuncias cobran más relevancia precisamente por los medios de comunicación, que se hacen eco de la información. Lamentablemente, no todas las denuncias son verídicas y los periodistas tienen que saber discernir para no dejarse utilizar.   

En el país existen otros programas de investigación periodística, ¿cuál cree es el sello que diferencia “El Informe” de los demás?
Para mí lo más importante siempre es presentar a todas las personas y a todas las partes que forman parte del hecho y ese ha sido mi sello. Cuando a mí me llega una denuncia, yo llamo tanto al denunciante como a las demás personas involucradas, porque quiero que cada una tenga la oportunidad de presentar su verdad y que el televidente en casa sea el que se forme su propia opinión, no quiero yo hacer un juicio de valor.

¿Cuándo termina la periodista y empieza la madre y la esposa?
La periodista siempre está ahí, pero hago un gran esfuerzo por compartir esas faenas con mi rol de madre y esposa. Mi rol de madre lo tomo muy en serio llevando mi hija al colegio por lo menos dos días a la semana, recogiéndola todos los días antes de ir a la radio y luego recogiéndola también a diario en la sala de tarea. Leemos o vemos tele juntas antes de dormir e intento que mi pequeña se sienta que es lo más importante en mi vida. Por ejemplo, todos sus dibujos y cartas que me escribe están colgados en mi oficina, por insignificantes que parezcan.  Mi rol de esposa se basa más en el apoyo que le pueda brindar a mi pareja emocionalmente.

Y la pequeña Dominique, ¿Cómo asume la carrera de su ocupada madre?
Ella me acompaña los lunes a la oficina, porque ese es el día más difícil, en que trabajo hasta más tarde por “El Informe”, pero este lunes pasado ya eran las 9 de la noche y me decía “mami me quiero ir, tengo que terminar la tarea” y yo le contesté que no se desesperara que casi terminaba la entrevista. Entonces me pidió un lápiz para terminar la tarea y yo desesperada no me podía parar y cortar la entrevista y le pedí a alguien que le buscara un lápiz. Luego nos fuimos a la casa a terminar el resto de la tarea y cuando le dije que tenía que irme en 10 minutos para el noticiero de las 11 se puso a llorar y me decía “tú siempre te tienes que ir, siempre tienes que volver a trabajar”. Esa es una parte muy difícil y muy dura para mi porque mi deseo es quedarme con ella y quedarme a su lado hasta dormirla.

¿Qué siente la madre cuando la niña se pone así?
¡Ah no, imagínate! La consuelo, le explico que los lunes son los días más intensos y le pido que no llore, porque es más difícil para mi el tener que salir cada noche a las 10 de noche para hacer el noticiario. Le pido un abrazo y le pregunto pero ¿mami y si no voy quien hace el noticiero? Y llorando me responde “pon a Amelia” y ya tú sabes, le trato de dar las explicaciones, porque me siento culpable porque ella entiende que la estoy abandonando y me voy con el corazón destrozado, pero tengo hacerlo.

¿Cómo surge SIN?
Ese era el gran sueño de mi esposo durante muchos años. Cuando entendió que su ciclo en CDN había terminado, ahí decidimos emprender con nuestro propio proyecto informativo. De modo que mi esposo, el mago, el empresario, el ejecutivo, formó rápidamente la empresa. Decidimos ponerle SIN porque ese era el nombre original de Univisión, empresa donde nos formamos profesionalmente y nos casamos. El nunca estuvo conforme cuando los dueños decidieron cambiarle el nombre. Siempre dijo que algún día le pondría a su medio SIN.

A propósito ¿sabía que el Servicio de Inteligencia Militar cuando Trujillo se llama SIM, que es casi como suena SIN?
(Risas) si pero era SIM con M y por eso es que yo siempre digo que prefiero que a Servicios Informativos Nacionales se le llame S (ese) I (i) N (ene).

¿Pensaron que tan pronto alcanzarían el posicionamiento de que gozan?
Yo creo que no. Sin dudas teníamos grandes expectativas, sabíamos y teníamos claro que para nosotros la calidad era lo más importante, lo primordial, pero nunca pensamos que tan rápido el noticiario se fuera a posicionar.

¿Cómo se sienten de que hoy muchos periodistas consideren como un gran logro formar parte del equipo de SIN?
Nos sentimos muy satisfechos. De hecho recibimos casi a diario cartas, correos electrónicos de personas que quieren participar en el equipo, inclusive que nos dicen que gratuitamente quieren venir a aprender, eso, el hecho de que una persona sienta que puede venir a aprender es para nosotros motivo de orgullo. Dice mucho del trabajo que quieran venir a formar parte del equipo, ayer leí un correo larguísimo de una joven que explicaba en detalles por qué quería pertenecer a nuestro equipo. Es muy emotivo que las personas se interesen en formar parte del equipo de  S (ese) I (i) N (ene).

A veces Alicia también es muy aguerrida.  Recientemente vimos en “El Informe” la entrevista que realizó a la doméstica Deidania González, acusada de dar muerte al arenero José Castro.  Muchos cuestionaron la forma en que se desarrolló la entrevista.
Yo creo que ese fue el momento en que la adrenalina, el calor, hicieron que las cosas se salieran un poco, porque yo no estaba esperando que esa persona saliera corriendo e intentara esconderse y yo sabía que era ella. En realidad son momentos en que uno no sabe cómo va a reaccionar, es el momento y las circunstancias que se dan alrededor de cómo se presente un reportaje.

¿Cuándo un comunicador debe renunciar a su oficio?
Cuando se sienta que por presiones o cualquier circunstancia no pueda hacer su trabajo con honestidad y dignidad.

¿Qué opina del Día Internacional de la mujer?
El primer Día Internacional de la Mujer fue organizado en Estados Unidos en 1908. 100 años más tarde (aunque un  poco tarde),  hemos  avanzado. Tenemos mujeres gobernando en varios países, Angela Merkel en  Alemania, Cristina Fernández en Argentina, Michelle Bachellet en Chile y Hillary Clinton, batallando por lograr la candidatura demócrata en Estados Unidos,  algo que hace unos años era inalcanzable. Aunque los derechos de las mujeres se han desarrollado considerablemente, aun existen severas injusticias en algunos países, donde en ocasiones se nos trata como ciudadanas de segunda categoría  o como objeto de posesiones personales.Por consiguiente, la importancia de este día consiste en seguir demostrando que somos capaces de combinar el rol de mujer, profesional, madre y esposa,  lista para competir en cualquier escenario que se nos presente.

¿Qué opinión le merecen los comentarios de algunas mujeres que entienden que la sola celebración de este día  es autodiscriminarse?
Mientras existan injusticias y desigualdades en muchos países, tenemos que usar todos lo métodos de denuncia y ¿qué mejor día que este?.  

¿Qué le falta aún lograr a las mujeres?
Que no nos vean como símbolos sexuales.

¿Nunca se ha sentido en desventaja por ser mujer?
No, de ninguna manera. Desde muy pequeña mis padres me enseñaron a valorarme como persona. Siempre me inculcaron que yo podía lograr cualquier meta que me impusiera, con mi capacidad y dedicación profesional.

¿Cómo asume su condición de mujer en un mundo gobernado por los hombres?
Debemos vernos como seres humanos y no como mujeres gobernadas, siempre en un plano de igualdad, el mundo está cambiando rápidamente y nuestro mayor reto es estar preparadas para asumir nuestro papel.  En mi opinión, este es el siglo de la mujer.

Más sobre Alicia Ortega
•Ha sido premiada con un total de 5 Emmy, incluyendo un trabajo dominicano sobre la vida de Juan Bosch: “89 años de entrega”.
•Ha sido galardonada con 4 premios Casandra:
-En 1999 en el renglón Especial de Televisión del Año, Juan Bosch ‘’89 Años de Entrega ‘’.
-En 2002 en el renglón Especial de Televisión del Año, por su trabajo “Pandilleros reclutas del crimen”.
-En 2004, en el renglón de Programa de Investigación.
-En 2005 en el renglón Especial de Televisión del año, ‘’Navegando con la muerte ‘’, sobre la travesía que viven los dominicanos al tratar de cruzar en frágiles embarcaciones el Canal de la Mona para ir a Puerto Rico en busca del sueño americano.
•En  2005  la Fundación Nuevo Periodismo, dirigida por Gabriel García Márquez, premió en México, “Navegando con la muerte: Viaje sin regreso”, un especial sobre los viajes ilegales.

Confesiones en rojo
Nombre: Alicia Ortega Hasbún/ Profesión: Periodista/ Perfume: Carmen/ Un paraíso: Mi hogar/ Un nombre: Dominique/ La mejor entrevista es: La que revela los secretos del entrevistado/ Me decepciona: La mentira/ Nunca olvido: Mis orígenes/ Cada día es: Un reto para cumplir como madre, como esposa y como profesional/ Un diseñador: Luis Menieur/ Un buen periodista es aquel que… Siempre es honesto/ Nunca me he quedado con: Algo que no me pertenece/ En esta carrera es imprescindible… ser valiente/ Mi mejor aliado es: La fe/ La mejor noticia que he recibido: Que iba a ser madre.

Category: La Esquina de la Mujer

About GoOkie: View author profile.

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. LA PRIMA MAY dice:

    ALI,QUE LINDA ENTREVISTA,GRACIAS POR EXISTIR,ESTRELLAS,MAY.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*