Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

LA ESQUINA DEL ESPECTACULO

[ 0 ] 8 marzo 2008 |

Brincando la Cerca?

Mucha gente se ha quedado sorprendida con las declaraciones de Héctor Acosta (El Torito) de éste viernes en el programa ”Hoy Mismo” de Color Visión.

El popular merenguero y bachatero dijo que no estaba apoyando a nadie, cuando le preguntaron sobre su rspaldo a la candidatura de Miguel Vargas Maldonado candidato del Partido Revolucionario Dominicano.

Cuando se le insistió dijo ”yo apoyo al que gane…”

Se recuerda que El Torito manifestó su apoyo público a Vargas Maldonado, con
quien inclusive se retrató en su residencia de Bonao y luego participó en su proclamación.

De igual manera había hecho el anuncio de que le grabaría un tema para la campaña con el título de “Tiene Mieo?”.

Luis Vargas y El Torito eran los únicos artistas populares que estaban con el
candidato del PRD pués hasta Johnny Ventura , que siempre ha sido de ese partido. le ha “sacado los pies”, y lo ha dicho publicamente.

Y no faltan los que dicen que Luis Vargas apoya al candidato Vargas porque llevan el mismo
apellido.

Algunos concluyen que se advierte es un desplome en el apoyo de la candidatura perredeísta,
luego de que todas las encuestas dan a Leonel como presidente nuevamente.

Más aún cuando su imágen se consolida con el impacto de las pruebas del Metro
y el éxito del presidente dominicano como mediador de países en conflictos en la Cumbre de Río. recién celebrada donde indudablemente el país ha brillado y mucho.

Que en el Partido Reformista la situación es peor con todos los reformistas que están apoyando la reelección y huyendo de Amable.

Pero, volviendo al Torito, el artista dijo que sigue siendo perredeísta, pero que no está en
campaña ni apoya a nadie.

Héctor Acosta fue asesor artístico del gobierno de Hipólito Mejía.

Por cierto, hay una anécdota con Hipólito que nos contó El Torito. (Ustedes saben que de todo tengo una anécdota)

Y es que en una ocasión en que Mejía tenía una inauguración en Villa Mella, que
amenizaba en lo artístico Héctor Acosta y Los Toros Band, cuando terminó la actividad
el presidente mandó a buscar al Torito y le dijo:

-Ven Torito, para que te vayas con el presidente hasta el palacio. Súbete ven….

El torito se subió al vehículo presidencial, pero cuando ya iban a arrancar,
Hipólito detuvo al chofer y dijo:

-Espera un momento. No puedo irme sin probar los chicharrones de Villa Mella.

Y mandaron un ayudante a que le comprara los chicharrones.

Dice Héctor, que en el camino iba Hipólito con su funda marrón de chicharrones llena de
grasa .

Que sólo se escuchaba el “crunk”, “croqui”, de Hipólito mordiendo los
cueritos tostaditos de los pedazos de carne.

-Come Torito, come!- le decía Hipólito, mientras la jeepeta con la caravana
presidencial se desplazaba a mil hacia el palacio de gobierno.

Según el artista, núnca había llegado a un lugar tan rápido, pero lo que más le
llamó la atención fue ver al presidente de la República “‘abrochándose” esa
funda de chicharrones como un buhonero cualquiera…

Y sin importarle las consecuencia, porque ni siquiera limón le echaba….

CHIVO CON YUCA

Luego de participar en el Carnaval Merengue en la ciudad de Nueva York, un grupo de músicos regresaba a Santo Domingo en un vuelo de Dominicana de Aviación.
A diferencia de las norteamericanas que son muy estrictas, en las líneas dominicanas siempre había una chercha, y no se respetaban las disposiciones y regulaciones que los dominicanos si cumplen cuando están en un avión de una empresa extranjera.
Quienes llegaron a viajar en Dominicana y en Aerovías Quisqueyanas(imagínense, le decían “la Línea Cheíta”), saben de lo que hablamos.
El caso es que un músico apodado El Pingüino, aprovechó para hacer una broma.
Al igual que uno de los personajes aspirantes a policía en la comedia del cine Academia de Policía, el Pingüino tenía la facilidad de imitar voces como si estuviera hablando por una bocina.
Desde su asiento, y con la complicidad de los demás musicos, formó un cono con las manos. a manera de una pequeña bocina, y dijo lo siguiente:
”Señores pasajeros, les habla su capitán. El tiempo estimado de vuelo a Santo Domingo es de tres horas y 35 minutos. Estaremos volando a una altura de 35 mil pies.
En nombre de la tripulación y de quien les habla queremos agradecerles el haber escogido los servicios de Dominicana de Aviación. A manera de gratificación me complace informarles que en el almuerzo que será servido en brev
e en el día de hoy les daremos la opción de seleccionar un rico chivo con yuca que hemos preparado especialmente para la ocasión.
Quien no lo desee le serviremos el menú tradicional de nuestros vuelos.
Pero ya saben que pueden elegir un sabroso chivo con yuca. Feliz viaje y que lo disfruten”.
El mensaje de Pingüino se escuchó en varias filas a su alrededor como si hubiese provenido del techo del avión , pues es un especialista proyectar la fingida voz.
Cuando llegó el momento del almuerzo, que las azafatas llegaron con el carrito a las filas donde estaba El Pingüino los pasajeros comenzaron a rechazar la comida que estaban sirviendo.
-No, Yo deseo el chivo con yuca, que ustedes tienen- dijo uno.
-Yo también prefiero un chivito dijo una señora.
-Pero, qué chivo?. Nosotros no tenemos chivo, dijo una azafata.
-Como que no?. El piloto lo anunció por la bocina- dijo otro pasajero.
-Si. yo lo escuché también.
-Pero, señores, cómo podemos decir que tenemos ningún chivo con yuca, esa noes comida de avión.
-Pues yo no quiero esa vaina. A mi hay que buscarme el chivo con yuca- dijo otro alterado.
-!Eso es para ustedes jartárselo. Más nunca viajo en Dominicana, pues ponen a uno de relajo.
-Yo lo que quiero es chivo!.
-Ah, pués si hay chivo yo también lo que quiero es éso- voceó otro desde atrás, que no escuchó el anuncio de Pingüino, pero con el alboroto al enterarse se estaba también anotando.
El caso es que se armó una rebelión y tuvo la azafata que ir a la cabina del piloto a explicarle la situación y de paso preguntarle si el había hecho el anuncio del chivo, porque eran muchos los que estaban reclamando ese plato.
Mientras tanto El Pingüino estaba en su asiento en una esquinita de ventana, semi agachado, aparentando estar ajeno a todo, mientras la gente reclamaba.
Tuvo el piloto que dejar el piloto automático y salir a explicar que el no había anunciado chivo, pero con tantos pasajeros que testificaron que si lo oyeron, llegó a la conclusión de que alguien debía ser el responsable de lo que había sucedido.
Hizo algunas indagaciones, pero nadie le dijo nada.
Los únicos que podían arrojar luz sobre lo ocurrido eran los músicos, y ninguno iba a traicionar al bromista del Pingüino.
El piloto antes de retornar a la cabina hizo la advertencia de que no siguieran haciendo eso, porque se prestaba otra falsa alarma que pudiera poner en peligro la seguridad del avión y de los pasajerosy que él como comandante de la nave, podía meter preso a cualquiera.
Cuando El Pingüino escuchó eso último, se encogió y se puso más chiquito de lo que era….

Category: Noticias de Farandula

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*