Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

Noticias dela farandula en la esquina

Acroarte Está de Madre!

Transcurridos los premios Casandra, con su estela de opiniones a favor y en contra, se impone la evaluación de una serie de hechos que revisten importancia para el desempeño futuro de la asociación y de su premiación.
El colega Alfonso Quiñonez, editor de espectáculos de Diario Libre, integrante del jurado de cine de los premios, renunció del mismo luego de la asamblea de nominaciones donde se escogieron las películas y los actores que optarían por el premio.
Qué sucedió?. Qué generó el disgusto del reputado y capacitado periodista cubano?.
Vamos a explicar los detalles, de lo cual nadie ha hablado.
Acontece que los premios Casandra conceden a la directiva de Acroarte un plaza de 78 horas para enmendar errores en las nominaciones y hacer inclusiones de gente o actividades que no hayan sido tomados en cuenta.
Pero bajo una condición clara y muy especial.
Los reglamentos especifican de manera clara que solo podrán ser incluidos en la lista de nominados aquellos artistas o actividades que no hayan sido debatidos en la asamblea.
O sea, que si la asamblea ha debatido las actividades de un artista y decide no incluirlo en las nominaciones porque la mayoría votó en contra, de ninguna manera se puede usar luego el plazo de las 78 horas para reconsiderar lo que hizo la membresía.
Se trata de un caso conocido y debatido, no un olvido involuntario, que no se puede echar atrás porque la asamblea es soberana y está por encima de cualquier decisión de la directiva.
El jurado de cine en su asamblea decidió dejar fuera de nominación la película “Mi Novia Está de Madre” de Robertico Salcedo, al considerar que no tenía los créditos ni la calidad suficiente para ser nominada.
Es decir, que no fue un olvido el que no se le nominara, sino que su caso fue debatido.
Pero, de buenas a primeras, la directiva decidió incluirla, dentro del plazo de las 78 horas, violando los reglamentos del premio, pasándole por encima a la decisión de la asamblea del jurado de cine.
Esa decisión es la que provoca la renuncia de Quiñonez que considera esa inclusión ilegal.
De inmediato han surgido toda suerte de especulaciones y acusaciones que apuntan a la influencia que ejerce el programa 9X9 de los Salcedo sobre un grupo de cronistas que laboran en el mismo.
Con antelación habíamos advertido que esa situación podía en algun momento generar suspicacias.
Aunque no creemos que por trabajar de jurado en Buscando el Exito de 9X9 Roberto alguien sea capaz de variar una decisión de la samblea de Acroarte para favorecer al jefe del programa, el solo hecho de que hacia esa dirección apunten las interpretaciones que se le dan al caso afecta la imagen del premio y de su gente.
Mucho más cuando hay de por medio una renuncia tan sentida, como es la de un periodista de tan sólida formación y equilibrio como es el poeta y escritor Alfonso Quiñonez.

COSAS QUE LOS ARTISTAS NO DEBEN HACER

Hay que establecer un manual de cosas que los artistas no deben hacer.
Errores que abaratan su imagen, que les ocasionan dificultades y a veces conflictos inncesarios.
Vamos a citar algunas de ellas.
Cuando un cantante o comediante esté en escena debe evitar comportarse excesivamente galante con las mujeres del público que andan acompañadas, pues no todo el mundo está preparado para soportar los desvaneos que a veces hacen los artistas.
Hasta hace algunos años Eddy Herrera tenía problemas con los novios y esposos de muchas mujeres que llegaban al extremo de no ir con ellas a los bailes que éste amenizaba.
Como se ha identificado siempre como “el galán del merengue” había individuos del público que no lo soportaban, por celos y a veces hasta por complejos.
Se deben evitar los chistes o alusiones a gente del público que se puedan interpretar como de mal gusto o que tiendan a minimizar o a ridiculizar algún espectador.
Sobre todo los comediantes, que a veces se pasan de graciosos, y quieren provocar hilaridad relajando a los demás.
En un ambiente de bebidas y de tragos resulta peligroso porque ello se puede interpretar como una provocacion.
No se debe perder de vista el hecho de que el alcohol hace que alguna gente se torne más susceptible.
Sólo hay que recordar el botellazo que le lanzaron
a un cantante que se quiso hacer el gracioso con la esposa de un ”dominican-york” que estaba viendo el show.
Los cantantes no deben nunca comercializar sus discos en el interior de la sala de espectaculo.
Se abarata la imagen cuando un cantante en medio de su “show” anuncia que una persona estará pasando por las distintas mesas vendiendo sus discos.
Un artista no puede convertirse en el buhonero de sus discos en su propio “show”", como sucedió con la amiga Jacqueline Estévez en Los Estévez en Romance, en El Maunaloa, que fue muy criticada.
En esos casos lo que se estila es anunciar que en la salida del club se pueden adquir las grabaciones, para lo cual se coloca una persona en una mesita o taburete que se encargue de la venta, pero nunca dentro de la sala donde actúa el cantante.
Un artista no debe después de terminar su actuación entrar al salón a beber tragos y a cherchar con el público, porque la gente pagó para
verlo en el escenario, no como una persona del publico común y corriente.
El encanto y la magia se van cuando se pierde ese detalle.
Se debe quedar en su camerino, recibiendo las salutaciones de quienes al final quieran verle.
Otra cosa que nunca debe hacer es salir a pies de donde ha actuado para coger un carro público y mucho menos una guagua de la Omsa.
Como también debe evitar que después de haber actuado lo vean en un carromato de “chimichurri city” del malecon ”abrochándose” un chimichurri.
Sucedió una vez con Sergio Hernández , quien después de su “show” en El Maunaloa fue visto con un “chimi” vestido con el traje blanco conque había cantado.
Y no es que lo deje de comer si eso le gusta.
Cuando Freddy Beras iba al malecón tras los “chimi” se quedaba en su carro mientras un asistentente bajaba a hacer los pedidos.
Las frituras de Villa Mella, los yaniqueques y los pescados de Boca Chica son manjares prohibidos también a los artistas.
Ese es un menú para comerlo en la casa, no en la calle.
Al único a quien el público le ha dado “’licencia para delinquir” en las frituras es al cantante Anthony Rios.
Por eso perdió el glamour Idelsa Núñez cuando era reina de belleza quien era loca con su funda de fritos.
La gente no concibe a una reina, que es la representante terrenal de la belleza
comiendo en la calle esas menudencias que se tienen como desperdicio o desechos de animales.
No es una imagen grata encontrarse con una “miss” emburujada con un hocico de puerco de esos que tienen la nariz como una “chambra” o un tomacorriente.
Y asi como éstas podemos establecer otras cosas que los artistas y las figuras públicas que dependen de su imagen nunca deben hacer.
Pero seguiremos tratando el tema en otra ocasión.

Category: Noticias de Farandula

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*