Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

Cueto tuerce más de 20 metros de puro en pos del cuarto Guinness

[ 0 ] 5 mayo 2008 |

               El torcedor de tabaco cubano José Castelar (alias 'Cueto') muestra el puro de 20,41 metros con que logró su tercer récord Guinness, en una imagen tomada el 23 de junio de 2005 en La Habana.               Foto:Luis Acosta/AFP  

LA HABANA (AFP) – Moviendo sus manos de ébano con destreza y elegancia, el más famoso de los torcedores de tabaco cubanos, José Castelar (alias ‘Cueto’), avanza en la confección de un puro de más de 20 metros que espera terminar antes del miércoles y anuncia, orgulloso, como su cuarto récord Guinness.

“No te puedo decir exactamente hasta dónde llegaré, pero la meta es superar el récord anterior, que es de 20,41 metros”, declaró a la AFP Cueto, de 64 años, casi 50 de ellos dedicados a elaborar los puros tipo premium, caracterizados por ser hechos a mano y de alta calidad. Con tres plusmarcas en su haber, la nueva meta es difícil, pero parece alcanzable.

El primer récord lo obtuvo en 2001 con un habano de 11,04 metros; el segundo llegó dos años después con otra pieza de 14,86 metros, y el tercero en 2005 con el de 20,41 metros, ya superado por un torcedor en Puerto Rico. En uno de los recintos de la fortaleza colonial habanera de San Carlos de la Cabaña, adornado con sus tres certificados del Libro Guinness, Cueto trabaja unas ocho horas al día, que interrumpe sólo para almorzar, echarse un traguito de ron o conversar con alguien unos minutos.

La apacible fortaleza, la mayor construida por España en América, en la entrada de la bahía de La Habana, vive este fin de semana el ajetreo de los preparativos de la 28 Feria Internacional de Turismo de Cuba, que arranca este lunes y a la que el tabaquero dedica su puro gigante.

Pero nada, ni el martilleo constante, perturba al competidor, “orgulloso de haber nacido en la tierra que produce el mejor tabaco del mundo” y de ser uno de los símbolos de una industria que reporta ingresos a Cuba por 400 millones de dólares anuales, con la venta de más de 30 marcas en 150 países. Con su experiencia -comenzó a trabajar en una fábrica de puros del centro de Cuba con apenas cinco años-, Cueto es capaz de confeccionar un habano en “cuestión de minutos”.

Pero no resulta nada fácil manipular las herramientas -tabla de madera, casquillo, chaveta, guillotina, goma vegetal y cepo- para hacer un tabaco de más de 20 metros en menos de cinco días, cuando el habitual de mayor largo alcanza sólo 30 centímetros. “Se requiere mucha concentración y hay que amar mucho el oficio”, dijo Cueto cuando comenzó a elaborar el ‘superpuro’, el sábado por la mañana.

Para elaborar su habano de 20,41 metros (y cuatro centímetros de diámetro), expuesto en una tienda de San Carlos de la Cabaña, empleó tres días hace tres años. Acabó exhausto y debió ser examinado por un médico. Esta vez, es asistido por una especialista en medicina física y rehabilitación del Instituto Cubano de Deportes.

De risa amable y fácil conversación, Cueto declina ser el mejor torcedor de la isla. Se encoge de hombros cuando le comentan que es el más famoso y, sin tapujos, revela los secretos del oficio a cualquier principiante.

“La técnica consiste en elegir y organizar bien las hojas para confeccionar las capas, en el tratamiento que le das a la tripa”, pero “la magia no está sólo en las manos, está en el corazón”, apunta Cueto, que ha demostrado su maestría en ferias y exposiciones en más de diez países, incluidos España, Gran Bretaña e Italia, dando a conocer una de las tradiciones culturales más añejas de la isla.

Para el gerente de una las tiendas de habanos de la capital, René Valdés, “es extraordinario lo que hace Cueto con las manos”. “Lo más importante es que no son tabacos de adorno, te lo puedes fumar, aunque preferimos conservarlos”, explica.

Category: Noticias Insolitas

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*