Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

No creo que vuelva hacer cine dominicano

[ 0 ] 15 mayo 2008 |

El realizador Jorge Lendeborg junto a su equipo mientras rodaba “60 millas al este”

Santo Domingo.- “60 millas al este” es el cuarto largometraje que llegará a las salas de cine en lo que va de año. El productor y director Jorge Lendeborg, quien ya probó suerte en el cine hace diez años con “Víctimas del poder”, vuelve a la carga con una producción que promete ser controversial. La producción regresa al tema más socorrido dentro de nuestra incipiente cinematografía: la emigración.

A medio camino entre el documental y la ficción, el trabajo audiovisual realizado por Lendeborg contó con la participación de personas que han vivido en la realidad el drama de los viajes ilegales. El director asegura que trató de que la acción fuera la más real posible.

Es por eso que no afirma que no hubo guión. “Nosotros no le ponemos una sola palabra a nada”, comenta Lendeborg, en visita a este diario ocasión que aprovechó para hablar, aparte de  su película, del momento que vive el cine en nuestro país.

Lendeborg lamenta que en nuestro país no hayan los mecanismos para que la distribución de las películas se limite a la proyección en salas locales. “Mi película estará a la venta en DVD en Estados Unidos antes que aquí”, comenta. “60 millas al este” representa la segunda película que se llegará al Circuito de Cine Digital de Ángel Muñiz luego de “Enigma”, de Robert Cornelio. El estreno está pautado para el próximo 26 de mayo y llegará a los cines el jueves 29.  

¿Cómo nace “60 millas al este”?
Tenía un guión de 120 páginas. Entonces recibí una llamada de Alfonso Rodríguez quien me dijo que estaban filmando una película con el mismo tema, que era “Viajeros”. Sabiendo que no podía hacer una película de ficción tan rápido me decido por un ‘reality film’, (ya que los realitys están de moda), quise hacer algo lo más real posible y mezclando la ficcion con lo real, lograr este drama que sencillamente impactará a las personas.

¿Qué la hace diferente?
Que es un “reality filme”, el no tener actores, el que no haya un guión, que no hay un toma dos. Los lloros, la desesperación, los vómitos y los pleitos son reales, En un determinado momento se nos escapó de las manos. Quisimos lograr lo más real posible y buscamos a alguien para que nos enseñe su operación. Alguien dispuesto a hacerlo por una suma de dinero. Esta persona me presentó a su capitán cuando hace los viajes y a quien recluta a los viajeros. El me dijo, ‘que tu vas a sacar al aire que las autoridades no sepan de mí? Yo tengo 11 fichas, ellos saben donde vivo, saben quien soy yo”, me dijo.

¿Cuales son tus próximos proyectos.
Independientemente como me vaya, no creo que vuelva a hacer una película dominicana. No tiro en español mas nunca en mi vida, de eso estoy seguro. Voy a hacer en Miami mi próxima película, que se llamará “Pool Party”, una comedia. Voy a coger la pela allá. Luego de hacer sus películas, Ángel y Alfonso tienen que empezar desde cero, tienen éxito y no se ganan un espacio, tienen que coger la misma pela y sentarse con los cines.

¿Qué significa hacer cine aquí?
Lo veo difícil, hay que ser loco, hay que ser un estupido. Hacer cine es antiempresarial, es financieramente una decisión no muy inteligente. Es una inversión de alto riesgo donde metes cinco, 10, 15, 20 millones. Aquí cuando te va bien, ni un ciento porciento recuperas. Esto la hace muy difícil. Trato de hacer la inversion menor posible. Si hago un ciento porciento o duplico mis ganancias seria muy dichoso, eso no lo ha hecho nadie. Financieramente es difícil, pero esto es lo que sabemos hacer. Hacer cine en este pais es más facil que en cualquier otro. Ahora aparece el dinero. Hacerla se hace, pero después que la tenemos hecha, si no eres empresario, se cae. Nos falta mucho, aquí solo podrán hacer cine tres o cuatro personas que tienen su estructura hecha.

¿Cómo quieres que sea el cine  dominicano?
Creo que el cine que se hace aquí es el que merece nuestro país. A mí me interesa un cine internacional. No quiero ser un director de cine dominicano. Yo no quiero hacer cine dominicano. Quiero hacer cine y quiero ser un director de cine, sin el dominicano. Quiero ser un dominicano que hace cine. Son dos cosas distintas.

¿Ya se puede hablar de un cine dominicano?
Si, establecido, está claro eso. El cine dominicano dice que nada más funcionan comedias y punto. Si no es algo dramático, fuera de lo común, algo que digan: “este tipo está loco”, como “60 millas al este” o un terror como “Andrea”. Si te sales de la comedia, con alguien de la televisión, perdiste tu dinero. No hay de otra. El público es soberano, eso es lo que ellos demandan. El público dominicano dijo que su cine es comedia con comediantes de la televisión. Hasta que un dominicano haga un cine para sacarlo de aquí. Va a llegar la película donde estén los dominicanos hablando como dominicanos y va a salir de aquí. Pero nadie que esté poniendo la plata se va a arriesgar en esa vaina.

¿Cómo va el año cinematográfico dominicano?
El mejor año del cine ha sido este. “Playball” no fue el mejor trabajo de Alfonso Rodíguez. “Yuniol” fue mejor, al público le gustó. “Enigma” no funcionó. Pero Robert Cornelio demostró que es un director que puede manejar el terror. El problema no lo tiene la película, sino su mercadeo. Ahora viene “60 millas al este”, estoy convencido de que va a funcionar. Y te puedo decir que la mejor película dominicana que he visto, viene el 16 de agosto, “Ladrones a domicilio”, Angel Muñiz tengo el placer de haber visto el último corte y creo que será la primera en llevar un millón de personas. Es el mejor guión puesto en escena, el mejor casting y la mejor actuación, la mejor realización de película alguna, sin temor a equivocarme. Eso va a hacer que el año termine como el mejor.

Category: Noticias en La Esquina

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*