Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

Escuela de seducción: caerán a tus pies si practicas estas estrategias

[ 0 ] 12 febrero 2011 |

Hombres y mujeres deseamos atraer al otro sexo. Pero cuando alguien nos interesa, entonces desplegamos todo un arsenal de recursos para despertar su atención. Unas personas son más hábiles que otras en el arte de seducir. ¿En qué grupo estarías tú?

Hay cuestiones generales en las estrategias de seducción que son comunes a los hombres y las mujeres.
Pero cada cual las aplica de forma diferente en función de cómo han sido socializados.
Lo primero que hace quien desea seducir es hacerse visible para el objeto de su interés. Despertar su atención.
Hacerle ver que se es alguien digno de ser tenido en cuenta, de ser conocido y, por tanto, de iniciar alguna clase de relación

Hay que ser uno mismo realzando los aspectos positivos
En ese sentido, inicialmente, el aspecto físico es importante. Aunque en las distancias cortas será la forma de ser lo que prevalezca, en una primera aproximación la principal tarjeta de visita es el aspecto.
Todos tenemos la tendencia a sentirnos más cómodos cuando se nos acerca alguien con aspecto agradable que cuando sucede lo contrario. Esto, sin embargo, no requiere ni disfrazarse ni exagerar los atributos de cada cual. Hay que ser uno mismo (o una misma), pero realzando los aspectos positivos de cada cual; sin estridencias.
Y es en este proceso de aproximación cuando surgen las diferencias sexuales que están desapareciendo con lentitud, pero aún están muy vigentes. Los hombres son socializados para hacer y tener iniciativa; las mujeres para dejarse hacer y esperar. Por tanto, las iniciativas de seducción estarán condicionadas por esta peculiaridad y cada cual intentará obtener sus objetivos desde esas perspectivas.

Todos estamos condicionados
Otra cosa que condicionará el juego de seducción es algo más atávico o ancestral que viene de nuestra época prehomínida.
Las mujeres están predeterminadas por su condición de hembras de la especie, lo que significa cuidado de la prole y necesidad de ser protegida para cumplir su cometido. Por eso, a los hombres les resultan más atractivas cuando más necesitadas de protección se muestren (no tanto la Princesa como la chica resolutiva que necesita ayuda).
Y los hombres están condicionados por su condición de machos, lo que implica capacidad para solventar conflictos, aparte de proveer de carne.
Por eso, serán más atractivos para las mujeres quienes se muestren seguros y resolutivos, capaces de cualquier empresa (no tanto el Príncipe Azul como el “chico malo”).
Aunque parezca mentira, aún hoy, tales condicionamientos se encuentran en la base del comportamiento masculino y femenino. Naturalmente, están muy mediatizados por el estilo de vida actual. Pero sólo están encubiertos, no han sido sustituidos.

Si eres mujer
Si eres mujer, tu tendencia quizás sea esperar a que el chico que te interesa te aborde. Es lo tradicional. Muchos hombres aún piensan que así debe ser. Pero en la espera puedes perderlo.
De modo que tienes que animarte y hacerte ver. Para ello, habrás de mostrarle que estás dispuesta a hablar con él (y con ningún otro). Ya conoces el juego de miradas para invitarle a que tome la iniciativa.
Si quieres ser más directa, puede acercarte para hacer una pregunta que venga a cuento con el contexto del lugar donde estéis. Es una manera de iniciar una conversación inicialmente ajena a cualquier presunción de querer ligar.
Muéstrate decidida y resolutiva, pero con suavidad y aceptando la opción de dejarte ayudar. Es la imagen que puede atraer, en general, a los chicos, sin que se sientan amenazados. Has de enviarle mensajes de que estas dispuesta a escucharle a él, pero sin mostrarte ansiosa por ligar.

Si eres hombre
Si eres hombre, debes evitar una imagen grosera o escandalosa, pero has de aparentar estar seguro de ti mismo, algo tímido con las mujeres y, sobre todo, la chica a quien quieres seducir debe ser para ti la única mujer que existe en el mundo. Si te ven picotear de un lugar a otro estás perdido.
Esa imagen resultará atractiva, en general. Sobre todo si en las distancias cortas dejas entrever tener algo tormentoso en tu interior. Nada serio, pero que te preocupa. Si te envía señales, respóndelas; pero con cierta vacilación. Acércate a ella e inicia una conversación liviana, pero no vanal. No te muestres interesado en seducir.
Si no envía señales, puedes intentarlo, porque quizás esté esperando que tomes la iniciativa. Pero nunca olvides que tal vez no lo haga porque no está interesada en ti.

Fuente: www.terra.es

Tags:

Category: Articulos Interesantes, Curiosidades, Featured, General, La Esquina de la Mujer, Noticias en La Esquina

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*