Subscribe via RSS Feed
$1.99/mo Web Hosting

El mundo azul de Cándido Bidó

[ 0 ] 17 marzo 2011 |
EL ULTRAMARINO SE CONVIRTIÓ EN SELLO DISTINTIVO DEL FALLECIDO MAESTRO DE LA PINTURA ORIUNDO DE BONAO.

Como una catástrofe nacional en sus altos valores identitarios y de raigambre social, recibí la noticia demoledora, devastadora, de la desaparición física del imprescindible, laborioso, humanitario, sensible, solidario, altruista, del hijo pródigo de Bonao, el benefactor de los niños pobres y talentosos de su amada ciudad de las hortensias, del padre amoroso y amante esposo, del multipremiado y admirado maestro del azul ultramarino, de los amarillos degradados al infinito, del bermellón refulgente, del inmenso maestro Cándido Bidó.

Sus colores, formas y composiciones sentaron sus reales en estas tierras, en América, Europa y donde el horizonte pone límite a los sueños. Hasta más allá llegaron sus lienzos multicolores, como heraldos abanderados de nuestras esencias, con su cromatismo que era su sello y constancia, que sube de tono, tiñe de azul intenso, azul cielo, para juguetear entre las nubes blancas que surgen tras los picos erguidos de las escarpadas montañas que prestan sus formas al paisaje, semejando las olas que rompen como un encaje en las orillas y acantilados del mar que bordea nuestra media isla, donde las flores se colocan alegres en los coloridos jarrones, sobre manteles multicolores que se entrelazan con el azul moteado, degradado, de la paleta mágica de Bidó.

Más… el azul ultramarino, su azul predilecto, se convirtió en leit motiv, en sello distintivo, y lo pintó en sus múltiples efectos cromáticos, en contraste simultáneo, asegurando el dinamismo colorístico y su construcción inteligente en la tela.

Es ese azul caribeño, refugio del cielo prometido a los justos, símbolo de sueños posibles e imposibles, azul calma, azul nostalgia, esperanza para emigrantes que otean el terruño desde el horizonte que se oscurece con la añoranza.

Es ese el azul Bidó, que se consubstanció y acogió a sus amadas aves, el que recibe amoroso el despuntar del astro rey, que observa el nacimiento de un día vigoroso y prometedor. Es ese mismo azul, el mundo azul de Bidó, su legado, aporte, trascendencia, un júbilo, una fiesta del color y el sentimiento telúrico. 

BUENA PERSONA Y BUEN ARTISTA
Marc Chagall dejó a la posteridad el pensamiento que transcribo, que parece adelantarse al juicio artístico que merece el maestro Cándido Bidó, cuando afirmó: “Todos sabemos que una buena persona puede ser un mal artista. Pero nadie será nunca un verdadero artista a menos que sea también un gran ser humano”.

En tal virtud Cándido Bidó se elevó al cielo, cuidado por un hermoso coro de ángeles que lo transportó hasta su última y luminosa morada, donde solo llegan los hombres buenos, y un gran ser humano como él. ¡Paz a sus restos mortales!

Tags:

Category: Arte, Articulos Interesantes, Artistas, Cosas Dominicanas, Featured, General

About GoOkie: View author profile.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

*